Cuando se haya talado el último árbol, envenenado el último río y pescado el último pez, entonces comprenderás que el dinero no se come.

martes, mayo 16, 2006

¡Tachán! (Personal) (Re-actualizado)



Para cualquiera que quiera criticar mi decisión (estáis en vuestro derecho de hacerlo, al igual que yo tengo el derecho de ponerme tinta hasta en las pestañas :P), os diré que es una decisión meditada durante años (unos 10 aproximadamente), que el diseño es mío (los símbolos evidentemente no) y que me informé previamente de que el local cumpliera con la normativa con respecto a la higiene. Y además, me aseguré de que no hubiera problemas en el caso de que necesitara una epidural en el futuro. Vamos, que no pillé una borrachera y me tatué lo primero que pillé ;)

Los símbolos, como ya he dicho, ya los conocéis vagamente. Quería tatuarme algo significativo para mí y he elegido una combinación de símbolos celtas, neopaganos y...un poco de todo ;)

La triquetra (que la he invertido) es un poco comodín. Sabemos cuánto le gustaban a los celtas las tríadas y ésta, según leí en su momento, podía significar varias cosas: por un lado podía ser la representación de la unión entre mente, cuerpo y alma; 3 etapas en la vida de la mujer (doncella, madre y anciana), la vida-muerte-renacimiento, pasado-presente-futuro...Y unidas por un círculo que simboliza lo cíclico (repetición de las etapas, vaya). Yo me lo he hecho por la interrelación entre el pasado, el presente y el futuro ;)

Las hojas pretenden ser de hiedra (hay muchas variedades) y, además de que la hiedra me gusta especialmente (la trepadora de toda la vida), simboliza la eternidad.

El pentagrama simboliza (creo que también hay varias interpretaciones, pero yo me quedo con ésta) la unión de los 4 elementos con el espíritu o el ser humano.

Por último, he descompuesto un poco el símbolo de la triple luna (creciente, llena y menguante), pero en esencia es lo mismo: la representación de la triple diosa en las corrientes paganas y neopaganas y, en definitiva, de tres etapas en la vida de la mujer. La doncella (energía, proyectos nuevos), la madre (protección, vida, recogida de frutos) y la anciana (experiencia y sabiduría).

Creo que ha quedado claro que lo mío no es tatuarme el nombre de nadie, ni el de Jesús Cautivo. Jej. Y el que quiera tatuarse eso, que me pida permiso, que está copyrighted :P

Besos


2 comentarios:

- O S A K A - dijo...

sexi es...

Domingo dijo...

Una advertencia tonta (obsérvese la ausencia de coma antes de tonta). Ya sabes que no puedes donar sangre en seis meses.

Domingo, el donante profesional.