Cuando se haya talado el último árbol, envenenado el último río y pescado el último pez, entonces comprenderás que el dinero no se come.

martes, diciembre 06, 2005

Ser coherente o no serlo, that's the question!

Os saludo desde la soledad de mi hogar, ya que mi familia ha decidido aprovechar el puente para hacer compras por varios pueblos de la provincia. Esto me lleva a comentar una breve charla (digamos monólogo) que tuvo lugar ayer entre mi padre y yo. No importa los motivos que le de a mi familia para ser vegana (claro, ahora que habían asumido y respetado lo de ser vegetariana...otro cambio más, cuesta), porque siempre van a intentar hacerme ver que estoy equivocada.
En uno de los pueblos a los que van comprarán queso fresco de cabra. Claro, como es en una pequeña cooperativa, a las cabras no las van a explotar ni a tratar mal, según mi padre. Hasta ahí tiene cierta razón. Lo que vino después fue que, si mi motivo para hacerme vegana era la explotación de los animales, entonces, no podría consumir nada, ya que también se explota a los seres humanos.

Ni que decir tiene que el grado de explotación, así como la capacidad para aceptarlo es diferente. Con esto no quiero decir, ni mucho menos, que apruebe la explotación de las personas. Es más, me parece vergonzoso igualmente. Por eso, me gusta ser coherente y siempre he renunciado a comprar productos de compañías que son conocidas por explotar a seres humanos a lo ancho y largo del planeta. Además, intento, en la medida de mis posibilidades, no caer en las garras del consumismo, no comprar cosas innecesarias, hacer un uso consciente de los recursos, etc, con lo que reduzco las posibilidades de explotación en mi nombre.
Lo que me parece curioso es que mi padre me diga esto, cuando él vive en un mundo en el que no sabe lo que hace NIKE. No sé, que me venga a criticar mi postura frente a la explotación animal/humana cuando él no toma parte ni siquiera en la humana...Seguramente, esto es aplicable a muchas personas que conocéis, y no necesariamente en el tema del trato a los animales o seres humanos.

Sé que esto no va a cambiar mucho, que no voy a poder evitar totalmente el sufrimiento ni la explotación de recursos y seres, pero recuerdo que "un grano no hace granero, pero ayuda al compañero". Eliminar sufrimiento, dolor y explotación es poco menos que imposible, pero no lo es disminuirlos (y recuerdo que el sufrimiento no sólo es físico... ).

Siguiendo un poco con el tema de explotar o no explotar, quisiera dedicar un momento para la reflexión y que penséis en la increíble capacidad que tiene el ser humano para utilizar a los demás seres en beneficio propio: comida, ropa, diversión, placer, beneficio económico...Desde el filete que os ponen en la mesa, pasando por el cinturón de cuero, sin olvidar los circos, zoos, la prostitución, la explotación laboral...Siempre vamos a encontrarle "utilidad" a todo lo que nos rodea. Parece que, en nuestra extraña concepción de la vida, todas las cosas existen para que nosotros las utilicemos y, si no tienen utilidad, ¿para qué dejar que existan? Sin entretenerme más, pensad en el papel de muchas personas mayores en España: una vez han cumplido su labor (trabajar, proporcionar beneficio...), se jubilan y son una carga para la familia y la sociedad...¡Qué bello futuro nos espera!

Para terminar y, en relación con el "uso de los animales", una de las frases favoritas que algunos omnívoros espetan a los vegetarianos: "Los animales están ahí para comérselos". Grandes joyas del pensamiento humano. A ver para qué me usan a mí...

Besos

6 comentarios:

Siltha dijo...

Qué lástima que tan poquita gente sea capaz de entender este texto con todas sus consecuencias...

Por cierto, el final es muuuy bueno! XDDDD Me ha recordado una anécdota: Hay una peli, I heart Huckabees, con una escena en la que discute una familia de católicos con dos que defienden el cese del uso del petróleo. Y en un momento durante la discusión, dice el padre de familia: "Dios nos ha dado el petroleo para que lo usemos, si no, no lo habría puesto ahí" Y le responde uno de ellos: "Pues Dios también te ha dado un cerebro y mira cómo lo usas..."

Yo, personalmente, reconozco que si no me llego a hacer vegana y pudiese (ahora, dependiendo de mis padres, no puedo hacerlo sin caer enferma, porque con el caso que me hacen comprando comida...) sería porque superpusiera mi egoísmo al resto al hacer bien. Pero quiero pensar que siempre seré capaz de sobreponer el actuar consecuentemente a mis principios a mi egoísmo, en temas tan importantes como cuidar y respetar al máximo lo que nos rodea.

Un beso, y un poco de admiración en cuanto a lo que eres capaz. ^_^

Anónimo García dijo...

Si... El ser humano se cree que es el dueno absoluto de todo lo que le rodea y que por tanto puede hacer con todo ello lo que le da la real gana. Se cree tan superior. Y grita al cielo cuando uno de los suyos muere... vacas locas, peste avial, pollos podridos envasados... animales que matan muriendo, que menos.

Me gusta tu forma de indignarte ante estas cosas, es algo naive, esta guay. Yo, en cambio me sulfuro y rabio hasta echar espuma por la boca, y luego todos dicen que soy un radical. Yo mejor me callo lo que pienso de ellos. Total que luego resulto ser un asocial hasta que me intento calmar y sonreir otra vez... y luego todo va bien hasta que vuelve a salir el tema tema. GRRR!
en fin...
:)

Lazarus Darrforl dijo...

Puestos así, ¿por qué no rehusas a usar tu coche? Los gases de tu coche están contribuyendo a la destrucción del planeta, lo cual es bastante más importante que el stress de las vacas y las gallinas.

Brid dijo...

Vuelvo a hacer hincapié en lo de que no es posible eliminar todos los elementos dañinos, pero sí reducir su uso; por eso trato de utilizar el coche cuando me es estrictamente necesario.
A lo mejor para ti no es importante el estrés de las gallinas o de las vacas, pero puede que lo sea el metano que producen, que es uno de los elementos que potencian el efecto invernadero.

Anónimo García dijo...

Pus tambien hay que dejarlo de utilizar. Bicis al poder!

Domingo dijo...

Con respecto al final, tú eres un diamante en bruto, cuando te mueras (esperemos que pasen muchísimos años, hijos, nietos y productos veganos) te pulirán.
http://www.elpais.es/articulo/elpporsoc/20051211elpepisoc_4/Tes/inmortalidad/diamante

Por último, siempre vamos a encontrarle "utilidad", porque la tiene, al menos para alguien. El ser humano no se reúne en sociedad y se especializa por nada. Otra cosa es que debamos permitirlo todo. Yo en particular tendría tolerancia cero para los que tratan el medio ambiente como denuncias, -1 para los que obligan a mujeres a prostituirse ó -2 para los que abusan de niños, por ejemplo.

Un saludo, Domingo.